Compartir en:Share on Facebook24Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0

 

Seguro que en alguna ocasión has esperado a dos novios a la salida de su ceremonia de boda para lanzarles un puñado de arroz, o bien has competido con otras amigas por ver quién cogía el ramo de la novia. Pero, ¿te has planteado alguna vez de dónde vienen estas tradiciones y cuáles son sus significados? Pues nuestra intención hoy es arrojar un poco de luz sobre este tema, y así, la próxima vez que te veas en una de estas, ¡sepas el origen de estas tradiciones!

Lanzar granos de arroz

Esta costumbre tiene su origen en el Lejano Oriente, donde el arroz es la base de su alimentación, y representa la fertilidad de la tierra. Al lanzarlo a los novios, se les desea prosperidad y que tengan una gran descendencia. Actualmente es cada vez más común sustituir los granos de arroz por pétalos de rosa, que además de ser más coloridos, ¡evitan que los novios pasen la luna de miel sacándose granos de la cabeza!

 

La costumbre de lanzar arroz a los novios viene del lejano oriente y simboliza fertilidad y prosperidad

 

Vestido de novia de color blanco

Hasta hace poco menos de dos siglos, las novias solían vestir trajes de cualquier color durante sus bodas, pero en 1840, la reina Victoria de Inglaterra eligió el blanco para el suyo, justo en el momento del auge de la fotografía y de la imprenta. Las imágenes se distribuyeron por todo el mundo, y millones de personas vieron las fotos, y así el vestido blanco se convirtió en un icono. Además de esto, el blanco también tiene el significado de pureza y virginidad, que eran las cualidades que debía presentar la novia al entregarse a su futuro esposo.

 

Tirar el ramo

No se sabe con certeza cuándo comenzó esta tradición, pero parece que su significado original era el de compartir la felicidad y la buena suerte de la novia con una amiga o familiar. Aquella que logre coger el ramo después de ser lanzado por la novia, será la siguiente en casarse, según dice la tradición, porque ya se sabe: “De una boda sale otra boda”.

 

Al tirar su ramo a las invitadas, la novia pretende compartir su felicidad con la mujer que lo coja

 

La liga de la novia

Las mujeres francesas del siglo XIV se ponían una liga el día de su boda como símbolo de pureza y de virginidad, y es una costumbre que el cine se ha encargado de exportar al resto del mundo. Hoy en día en algunos países, la novia lanza la liga a los chicos solteros, al igual que se hace con el ramo a las mujeres, para que les traiga suerte en el futuro.

 

La liga de la novia simboliza la pureza y la virginidad con la que se entrega al matrimonio

 

Cortarle la corbata al novio

Ya en desuso, hubo una época en la que el padrino y los amigos del novio pasaban por las mesas después del banquete con unas tijeras, dándole trozos de la corbata del novio a aquél que les diera algo de dinero para gastarse en la luna de miel. A día de hoy, es más habitual darles a los novios un discreto sobre con dinero mientras pasan por las mesas, ¡sin pedirles a cambio que se corten ninguna prenda de ropa!

 

Las arras

De origen mozárabe, esta tradición consiste en entregarse mutuamente estas 13 monedas de plata o de oro durante la ceremonia de boda, representando los bienes que se van a compartir a partir del matrimonio. 12 de las arras representan los 12 meses del año, y la número 13 se ofrece por los menos favorecidos.

 

El baile nupcial

La realeza del siglo XIX popularizó el Vals como protocolo nupcial, y desde ese momento, el baile de los novios suele abrir la celebración la boda. También es habitual que empiecen bailando la novia con el padrino y el novio con la madrina, para después sumarse los demás. Con el paso del tiempo, los gustos musicales se han diversificado, y muchos se toman el baile como un juego más dentro de la fiesta. ¡Te imaginas bailando una coreografía al estilo de Michael Jackson delante de sus invitados!

 

El protocolo real en el siglo XIX dictaba que los novios debían bailar un vals en su boda

 

Llevar huevos a las clarisas

¿Quién no desea un día soleado para el día de su boda? Pues para conseguirlo, durante siglos ha existido una tradición a medio camino entre la religión y la superstición. Consiste en llevar una docena de huevos, al menos, a un convento de monjas clarisas, para que sirva como ofrenda a Santa Clara, patrona del buen tiempo, y conseguir de este modo que no llueva en un sitio y a una hora determinados.

 

Las alianzas

Si hay un símbolo que identifique al matrimonio por encima de los demás, es sin duda, la alianza. Este anillo de plata u oro representa la unión y el compromiso eterno entre los recién casados. Tradicionalmente se ha colocado siempre en el dedo anular, pues se pensaba que existía una vena que lo unía directamente con el corazón. ¿No es una idea bonita?

 

Las alianzas son el símbolo del compromiso eterno entre los recién casados

 

Repartir alfileres entre las invitadas

Otra costumbre que hay en algunos rincones de nuestra geografía es la de repartir a las invitadas de la boda un alfiler que se coloca en sus solapas o vestidos. Si la mujer en cuestión es soltera, se clava con la cabeza hacia abajo y la punta hacia arriba, con lo que cabe la posibilidad de que se caiga a medida que pasen las horas. Si el alfiler se cae durante la celebración, la tradición dice que pronto se casará ella también. Y en cambio, si la mujer a la que se coloca el alfiler está casada, se coloca con la punta hacia abajo, para que no se caiga, y así le dé suerte en su matrimonio.

 

Como ves, hay tradiciones nupciales para todos los gustos, así que depende de ti las que quieras elegir para tu boda, ¡y las que quieras romper! Recuerda que ponemos a tu disposición nuestra dilatada experiencia en este tipo de celebraciones para cualquier detalle de la celebración que puedas necesitar. Así que no lo pienses más, y contacta con nosotros para organizar el día más especial de tu vida.

, , , ,