Compartir en:Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0

El cochinillo asado es una de las recetas más tradicionales y representativas de la gastronomía nacional, en especial en la comunidad autónoma de Castilla y León, donde goza de una merecida reputación el emblemático cochinillo de Segovia. Como especialidad, destaca por el sabor y los aromas de una carne tierna y jugosa, característica además por el contraste de texturas que genera con una piel tostada y crujiente. Dictan las tradiciones más extendidas cómo debe elaborarse una receta tan estimada por nuestra cultura, pero en Molí des Comte Asador quisimos adaptarla a fin de resaltar las particularidades propias de una de nuestras especialidades más reconocidas; el chonillo asado al horno de leña al estilo Asador.

En primer lugar, para la elaboración de un buen cochinillo al horno es fundamental tener en cuenta ciertos aspectos decisivos sobre la materia prima. Es imprescindible conocer la procedencia y la raza del animal, mostrar especial interés por la alimentación de la madre , que la edad de sacrificio no supere las tres semanas y que el peso en vivo de cada cochinillo comprenda entre los 4,5 y los 6 kg. Por otra parte, las crías deberán alimentarse tan solo de leche materna, de ahí la importancia de procurarle a la madre una alimentación a base de piensos naturales.

Una vez asegurada la procedencia de una materia prima de gran calidad, es en nuestra cocina donde pondremos todo nuestro cariño para la elaboración de una de las propuestas más selectas del Molí des Comte Asador. Y es que pese a no considerarse una receta excesivamente complicada de preparar, si requiere de suma atención y mimo para lograr el punto de cocción perfecto durante el asado en nuestros hornos de leña, donde asaremos el cochinillo en dos cocciones distintas para acentuar tanto el sabor como los contrastes entre texturas.

Tras el primer cocido, se retira el cochinillo del horno para reducir hasta en un 50% la capa de grasa natural que recubre la carne, procurando así que el resultado final no sea pesado ni repetitivo. Una vez eliminado el exceso de grasa, se deshuesa la carne y se combinan las partes más tiernas y melosas con la piel del cochinillo, con la que cubriremos cada porción. Acto seguido, se procede a cocer la carne por segunda vez, controlando minuciosamente el tiempo de cocción para que la carne más tierna no quede ni cruda ni demasiado hecha, garantizando un bocado sumamente meloso y de sabor exquisito.

Una vez emplatado, la ración de cochinillo asado se rectifica con una pizca de sal en escamas, potenciando así el delicioso sabor de la carne con un toque de matices crujientes. Para maridar el plato, nada mejor que una de las selectas propuestas que brinda nuestra carta de vinos, donde encontrarán el acompañante perfecto para deleitarse con otra de las especialidades del Molí des Comte Asador, donde les esperamos para recibirles con esta y otras sorprendentes propuestas en Ciutadella de Menorca.