Compartir en:Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0

En Molí des Comte Asador, seguimos profesando un profundo respeto por el edificio que desde hace unos años nos acoge, uno de los monumentos más representativos del casco antiguo de Ciutadella de Menorca al que tanto esfuerzo y cariño le dedicamos al restaurar. En nuestro deseo por respetar la esencia del antiguo granero de la ciudad y parte del conjunto, tomamos la determinación de enfrentarnos a retos tan arduos como recuperar la totalidad del embaldosado original del local, así como la integración de algunos de los elementos del molino como la antigua piedra de moler, actualmente situada en nuestra cafetería.

Antiguamente, los grandes molinos se valían de mecanismos de molienda impulsados por la corriente de un rio (molinos hidráulicos), la fuerza de animales de tiro (molinos de sangre), o como ocurría en el caso del viejo molino de Ciutadella, gracias a la energía eólica (molinos de viento). Los mecanismos de molienda más comunes, solían componerse por una base circular de piedra conocida como solera, sobre la que giraba otra piedra de similares características llamada volantera. En otros casos, las piedras que giraban sobre la solera tenían forma troncocónica, denominadas muelas o rulos. Este tipo de mecanismo, permitía la rotación de dos o más muelas sobre la solera, reduciendo además la fricción y el desgaste que sufría una volantera.

Detalle del embaldosado original de Es Molí des ComteDurante décadas, los habitantes de Ciutadella de Menorca se beneficiaron del funcionamiento del Molí des Comte y el uso de su granero, donde se almacenaban los cereales y el trigo para abastecer a la ciudad de cereales y harina. Cayendo en desuso tras su cierre en 1905, tanto el molino como el antiguo granero contiguo comenzaron a mostrar signos de deterioro, a pesar de los intentos por devolverlo a la actividad dándole otros usos a los amplios espacios interiores. Finalmente, fuimos nosotros los que decidimos apostar por reabrir el edificio del granero como Asador, pero antes tendríamos que devolverle al local todo su esplendor y acondicionarlo con una decoración actual.

No obstante, mostrar el máximo respeto por la esencia del Molí des Comte supuso un verdadero reto, ya que el auténtico valor del local residía en todas y cada una de las piedras que lo componen. Entre otros retos, nos enfrentamos a la reconstrucción del suelo embaldosado del local, substituyendo las piezas dañadas o las que faltaban por baldosas semejantes, que conseguimos de antiguas fincas de Menorca tras una exhaustiva búsqueda. Por otro lado, decidimos rescatar del abandono la piedra del molino para integrarla en uno de nuestros ambientes, sin reparar demasiado en lo que nos costaría trasladar y manipular un elemento sumamente pesado, frágil y de semejante valor.

Mesa en la Cafetería de Es Molí des Comte AsadorFinalmente, logramos encontrarle el espacio perfecto a la antigua piedra de nuestro querido molino, añadiéndole además un toque moderno y una nueva funcionalidad tras someterla a un proceso de restauración. Si bien es cierto que son muchos los que no reparan en la presencia de una pieza tan singular, lo cierto es que el valor de uno de los capítulos más entrañables en la historia de la ciudad, reposa en cada una de las piedras que componen el que ahora es el edificio de Es Molí des Comte Asador, donde les esperamos para contarles esta y otras muchas curiosidades de tan emblemático local.

 

Imágenes: Es Molí des Comte Asador