Compartir en:Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0

Cuando pensamos en el día de nuestra boda nos inquieta en qué lugar nos casaremos, cómo organizaremos el evento o a quién invitaremos, entre tantos otros aspectos. Evidentemente el catering también adoptará protagonismo y hará de nuestra boda un verdadero éxito. Debemos valorar con esmero qué platos degustarán nuestros invitados y qué maridaje ofreceremos para la ocasión.

Elegir un vino para cada uno de los platos es un reto. Por eso, desde  Molí des Comte os queremos acompañar en vuestra nueva aventura vinícola. El menú que ofreceremos adoptará su verdadero sentido en el momento que acompañemos cada uno de los platos con el vino que sintamos que le corresponde: a este juego con sentido se le denomina maridaje.

Iniciaremos el viaje con un cóctel que debe despertar el sentido olfativo y gustativo de nuestros invitados. Nuestra recomendación para este momento es un vino rosado. Debemos estudiar bien a qué platos acompañará este vino, pues es más ácido y suave al paladar y es el primero de la jornada gastronómica que os ofrecerá nuestro servicio de catering en Menorca.

El vino rosado es un vino refrescante, ideal para épocas de calor. Marina a la perfección con platos que no atenúen su contundente sabor, por tanto es un aliado perfecto para acompañar embutidos, quesos y carnes ahumadas. Los quesos pueden ser suaves, como los deliciosos Camembert o Brie, o con más fuerza como el queso mahonés, tan arraigado a la isla de Menorca. Otra opción es, evidentemente, la sobrasada tan característica también de las islas Baleares, que podemos gratinar con un poco de queso mahonés y aderezar con unas gotas de miel.

vino-rosado-menorca

Para acompañar los platos de carne que vayamos a servir en nuestro catering; el vino tinto es un compañero ideal.  Así, debemos optar por un vino tinto joven o por otro de más crianza. Si es un vino joven y con poca crianza lo que posiblemente esperaremos es encontrar fruta del bosque; si es un vino tinto de crianza tendremos una sensación de mayor complejidad. Por ejemplo, la carne blanca (como serían unas brochetas de pollo o de pavo) marida a la perfección con un vino joven y fresquito. En cambio, si optamos por platos con un sabor más tradicional y arraigado a nuestra tierra (como solomillo de ternera al foie, cochinillo asado…) es mejor un vino con cierta crianza en bota. Nuestra recomendación estrella para un maridaje de carne es un Hort Cupatge (2012) de la bodega Hort de Sant Patrici, que es una buena elección para los amantes del cabernet sauvignon.

vino-tinto-carnes-menorca

Para el pescado optaremos por un vino blanco seco ya que marida muy bien con estos platos así como con el marisco. Dependiendo de la variedad de uva el vino tendrá unos matices u otros. Algunos vinos blancos son muy ácidos, otros pueden tener un punto de aguja e incluso algunos son melosos y suaves al paladar con reminiscencias a la seda. Desde los plátanos del Chardonnay, a los aromas de las flores blancas y lácteos de algunos vinos con crianza en bota. Si os gusta el jazmín, una variedad que no os podéis perder es Gewürztraminer.

La cualidad del vino blanco es la acidez y la frescura. Ácido en los vinos jóvenes y voluptuosos y complejo en los vinos blancos fermentados en barrica. Nosotros, como buen catering en Menorca, optamos de nuevo por una denominación de origen de nuestras islas, como el Binifadet blanc (2012) de Bodegas Binifadet Menorca, que no es ni demasiado floral, ni frutal, tampoco demasiado dulce, ni seco. Se quedará en boca y se desvanecerá rápido: esta sensación de ligereza es la que nos interesa crear.

vino-blanco-postres-menorca

Para finalizar el viaje nada mejor que un delicioso postre. En nuestro maridaje nos decantaremos por un vino blanco dulce o semidulce como un moscatel de Alejandría o un vino dulce natural como una garnacha, o un jerez dulce. También es recomendable un buen cava o un cava clásico con las variedades Xarel·lo, Macabeu y Parellada para brindar por los novios y por un día verdaderamente especial.

Si pensáis en las sensaciones que buscáis o en los aromas que os enamoran, en los olores que más os transmiten… lo tendréis fácil. El maridaje de un catering es, en realidad, uno de los momentos más especiales de vuestra aventura, significa anticiparse a lo que vendrá, un juego inolvidable de sensaciones.

, , ,