La organización de una boda puede parecer muy compleja y agobiante para la pareja que recién decide dar el paso, y se lo encuentra todo de golpe. ¡Pero tranquilos! A casi todo el mundo le ocurre lo mismo, ¡y todos acaban teniendo su gran boda! Si bien es cierto que, con un poquito de ayuda, no sólo garantizas que tu boda salga redonda, sino que puedes hacerla única.

A eso es a lo que se dedica la wedding planner de Molí des Comte, y hoy os va a dejar algunas consejos que os vendrá muy bien tener en cuenta al afrontar una de las decisiones más difíciles de toda la organización nupcial: la lista de los invitados a la boda.

¡Sigue leyendo!

Consideraciones generales sobre los invitados

El primer punto a establecer cuando preparas la lista de invitados es el presupuesto. ¿Cuánto puedes gastar por cada invitado? Esto implica tener controlado (ni que sea de forma aproximada) el coste del cubierto y sumado a otros gastos inevitables. 

Muchas parejas empiezan a hacer la lista mucho antes de tener decidido ese presupuesto, y no es que sea nada malo. Pero, a veces, uno se deja llevar por la emoción, y luego es difícil recortar afectos cuando nos damos cuenta de que nos hemos pasado.

Por eso, siempre recomendamos tener al menos una idea aproximada de lo que podemos gastar por invitado. Eso marcará el límite máximo.

Ese límite máximo te ayudará en el segundo punto: determinar el número máximo de invitados que no quieres sobrepasar.

NOTA: Fijaos que no es lo mismo el máximo posible que el máximo deseable. Puedes querer rebajar un poco el menú para que venga más gente a la que deseas ahí en vuestro gran día, o puedes preferir invitar a menos personas con un menú más espectacular.

Otras consideraciones que te serán de utilidad:

  • Cada restaurante o finca tienen una capacidad determinada. Si la lista va antes, tendrás que buscar un lugar adaptado. Si tienes ya un sitio “fichado”, ¡tendrás que adaptar la lista!
  • Decide, desde el primer momento, si vendrán niños o no. Traerlos es más gasto (por menús y por canguro, muy recomendable) y más alegría. No hacerlo es más ahorro, pero quizá complicaciones o mala recepción por parte de los padres afectados. Dependiendo del número y carácter de cada persona, sabréis lo que es más adecuado.
  • Ten presente que lo habitual es que entorno a un 20% de las personas invitadas no puedan asistir. Eso te da cierto margen para “pasarte un poquito” en los límites máximos si hay personas a las que te sabe fatal no poder incluir.

Las Cinco Columnas y las Dos Listas

Con estas consideraciones en mente, procedemos a realizar la lista preliminar, que tendrá 5 columnas:

  1. Íntimos: la familia estrecha, los must.
  2. Amigos de ella
  3. Amigos de él, equilibrados con los de ella
  4. Amigos de los padres: hay compromisos que no podéis eludir con vuestros padres. Que, además, seguramente, os estarán ayudando con todo esto.
  5. Compañeros de trabajo: pasáis muchas horas al día con ellos, y la amistad entre vosotros merece compartirse en el banquete.

Una vez tengas elaboradas estas columnas, es el momento de crear dos listas.

La primera lista es para llenarla con los imprescindibles de tus 5 columnas. La familia, los amigos más íntimos, y los compromisos obligatorios.

Cuando tengas esta lista confeccionada, mira a cuánto te quedas de tu límite máximo. ¡Ahora viene la parte más difícil! Seleccionar, de entre los que queden en las 5 columnas, al resto de invitados al convite.

No es fácil, a menudo hay que dejar fuera a gente a la que apreciamos y que nos haría ilusión que vinieran. Pero, siguiendo este procedimiento, el proceso te será, al menos en lo organizativo, mucho más sencillo.

¡Espero que os sirvan estos consejos, y recordad que podéis contactarnos para organizar vuestro catering de boda en Menorca, así como ayudaros en toda la organización con el servicio de wedding planner!