Una cosa es organizar una boda, y otra cosa es organizar una boda en Menorca. Y otra cosa distinta es organizar una boda 100% menorquina. Un evento que beba de la tradición de la isla y celebre el nuevo matrimonio de una forma tan encantadora como tradicional.

Para conseguirlo necesitas prestar atención a todos los detalles, no se puede pasar nada por alto. ¿Preparamos un checklist y vemos lo que hace falta?

Detalles que caracterizan una boda 100% menorquina

Las flores

Toda celebración de boda necesita una decoración floral. Pero en una boda menorquina no vas a utilizar flores del paraíso o helechos tropicales. No hace falta: la isla cuenta con 124 especies vegetales endémicas de belleza y encanto arrebatadores, además de otras plantas típicas mediterráneas de gran extensión en Menorca.

Tanto los ramos como los prendidos, así como los centros de mesa, pueden lucir maravillosamente con lavanda y romero, o con motivos de rama de olivo. Si buscas algo con coloridos más sensuales, te interesará saber que en Menorca hay hasta 24 tipos distintos de orquídea. Como la sorprendente orquídea de la abeja, de delicados pétalos violeta claro, con un centro en marrón oscuro y amarillo que imita el abdomen de una abeja hembra para invitar a la polinización.

En Molí des Comte Asador podemos asesorarte en la elección de colores y especies florales para una boda 100% menorquina.

Los sombreros de paja

Dado que las bodas suelen celebrarse cuando empieza a apretar el calor, tienes una excusa perfecta para tematizar tu boda menorquina con otro elemento icónico de la isla: el sombrero de paja. 

¿Qué tal si montamos un stand en la entrada y regalamos gorros de paja para todos los invitados? Es simpático, es una gran forma de combatir el sol y el calor, y ayudará a disfrutar de los aperitivos y las bebidas. Que por cierto…

Las bebidas

Si hay una bebida típica de Menorca es el gin con limonada. El clásico es el gin Xorigué, una herencia del breve pero influyente paso de los ingleses por la isla.

Hay cierto “conflicto” (inocente y simpático) en la isla con el nombre de esta bebida: para los que viven en la zona de Mahón, se llama pomada, ¡aunque al que viene de fuera le puede sonar a crema para la piel!

Pero no es una crema, es una bebida refrescante, divertida, fantástica para abrir el apetito, y el acompañamiento perfecto para disfrutar con tu gorro de paja justo antes de que empiecen los aperitivos.

Que, claro, también tendrán que ser típicos menorquines. Te lo contamos, junto a otros detalles imprescindibles, en el siguiente post.